Cuentos de Tenis

El Tenis

En la actualidad, el aspecto más representativo del Tenis es su visualización como espectáculo. Los esplendores profesionales han llevado las capacidades físicas y técnicas al asombro, el mismo que produce el crecimiento constante de premios y auspicios que amenazan no tener fin. Un espectáculo de escenarios cada vez más sofisticados, que convierte en celebridades a sus actores y les extiende alfombras rojas. Esta versión del Tenis me define como espectador, y como tal, miro, analizo, elijo mis jugadores preferidos y hasta suelo defenderlos si alguna discusión lo exige. 
Hay otra dimensión de ese mundo, en donde los cuerpos distan de ser perfectos, los encordados de las raquetas se cambian cuando se rompen y las pelotas duran varios partidos. La indumentaria de moda puede atrasar diez años y nadie nos sostiene una toalla para secar nuestro sudor. Los únicos jueces son la vista y la honestidad, y a veces, algún casual espectador que tercia sólo ante el expreso y consensuado pedido de las partes. Y también, es un espacio de entusiasmos y emociones, de esfuerzos que en ocasiones rozan lo épico, de vanidades gestadas en triunfos sin méritos, de polémicas inútiles y anécdotas imborrables. Un mundo propio y gratamente compartido con millones de apasionados en cien lenguas distintas, un mundo en forma de enigmático rectángulo en donde lo humano invita a ser observado, retratado y narrado.  Este sitio está dedicado a los que juegan tenis antes de jugar, y continúan jugándolo después de haber jugado.
 

Jorge Campos